Gastronómicas

AGAPE, 26 DE FEBRERO DE 2013.

RESTAURANTE AZABACHE (HUELVA)

             Como todo el mundo sabe, en el mes de febrero de cada año, el Jabato celebra su cumpleaños invitando a los amigos a una cervecita a mediodía. ¡¡ Qué gran ejemplo, ojalá cundiera !! Y este año la cerveza se cambió por un buen vino en la vinoteca de la Palmera, por lo que a consecuencia de los vapores etílicos y de ese estado animoso en que se entra a nada que te tomes unas cuantas copas de buen vino, nos lanzamos a proponer la próxima comida agapiana en ese mismo lugar. Hablamos con la encargada y quedamos en llamar o volver para concretar la fecha y la comida a encargar…. y más vinos.

             Así pues, el martes 26 de febrero nos citamos todos en la susodicha vinoteca y para sorpresa de los que íbamos llegando, nos la encontramos cerrada a cal y canto y es que al final resultó que nadie se acercó ni llamó para formalizar la reserva y el menú. Así que en el bar la copa, donde nos habíamos ido refugiando los que llegábamos, el panorama era que sí tú te ibas a encargar, que tú que pasas por aquí todos los días, que el otro que conoce de sobra a los dueños…… bla, bla, bla, bla.

             A la vista del desastre, el Jabato propone comer en el Azabache, así que, aceptada la propuesta sobre la marcha y verificado por teléfono que hay mesa disponible, allá que nos dirigimos. A todo esto, Pedro y el Romero aún no habían aparecido por lo que les llamamos y les informamos del cambio. El López ha vuelto a hacer la gallina y el Vizcaíno se disculpa con vagas excusas que no le son admitidas en absoluto.

             Una vez convenientemente sentados a la mesa y después de brindar por primera vez con cerveza por nuestro querido amigo Paco, al que tanto echamos de menos cada vez que nos reunimos, pedimos unos entrantes consistentes en ricos productos de nuestra tierra como son los grumelos y el jamón, para pasar a continuación a decantarnos por platos individuales de pescados, doradas, lubinas (o robalos o bailas, peregrina discusión sobre la marcha) salvo el Jabato que se decidió por un plato de carne. Acompañamos tan rica gastronomía con un tinto crianza de Bodegas Ramón Bilbao y un blanco de Rueda, El Perro Verde. Para terminar postres de la casa y chupitos de licor, cortesía del establecimiento. Finalmente la cuenta asciende a 50 euros por cabeza, con derecho a copa fuera de allí, en un lugar donde el Jabato y el Moreno puedan lucir sus respectivos puros, a ver quien es el que lo tiene más grande……

             Durante la comida, inevitables recuerdos sobre Paco, discusiones sobre el viaje que toca este año y que parece que finalmente va a ser en algún balneario en el que nos froten y masajeen a conciencia (las zonas a masajear dependerá de las preferencias de cada uno en función de quien toque como masajista). También hablamos sobre la comida pendiente que tenemos con Fernando a cuenta de su jubilación, que parece que está en preparación, ahora sí que sí, y de la próxima visita a Las Mingorreras en el mes de abril.

             Terminamos echando la copa a la que teníamos derecho en un moderno tugurio de la calle Rábida, aunque el Romero se ha tenido que marchar precipitadamente a cuenta de algún plazo legal que terminaba hoy. Incluso nos sobra algo de dinero con el que el Moreno, haciendo de tesorero…….. pero bueno, esa es otra historia..

 

Crónica de gurumelos

Comida de Ágape – 20 de marzo de 2013

 

Comida en las Mingorreras año 2.013

Comida 24 de abril de 2.013

 

 Comida en Islantilla año 2.013

Comida en Islantilla